Sabemos que una de las decisiones más importantes de tu vida es dónde vivir. Pero antes de comprar una casa, debes saber que existen muchas opciones.

Comprar una vivienda es un compromiso a largo plazo, por lo que es importante estar completamente seguro de que el lugar es el adecuado para ti.

Nuestro compromiso es ayudarte y asesorarte para que tomes una decisión con la información que necesitas.

Existen cientos de opciones en el mercado: casas solas, departamentos, dúplex, nuevas, usadas o incluso aún en construcción. Debes considerar que la decisión que tomes no sólo afectará tu presente, sino también tu futuro, así que piensa y planea antes de lanzar una oferta.

Cuando sepas el tipo de casa que quieres comprar, comenzará la búsqueda por la ideal, tomando en cuenta la zona, el tamaño, los acabados, las opciones de pago, la constructora encargada del proyecto, entre muchas otras cosas. Que no te sorprenda si de pronto tus amigos y familiares empiezan a aconsejarte dónde deberías vivir, sin embargo, recuerda que la decisión es sólo tuya.

Compara antes de comprar una casa

Al ser una de las inversiones más importantes que debas hacer, uno de los pasos primordiales es comparar entre todas tus opciones. A continuación, te dejamos algunos de los aspectos que debes considerar para que el proceso no te resulte abrumador.

Ten en claro tu presupuesto. Lo primero que debes saber es la capacidad económica que puedes alcanzar y que, con cierta regularidad, puedas tener a mediano y largo plazo. Una vez que conozcas tu presupuesto, sabrás si estás listo para comprar o rentar tu hogar. Compara, infórmate y sigue buscando hasta que encuentres algún lugar que te satisfaga.

Al comprar. Además del costo de la casa, toma en cuenta que hay otros gastos que vienen con la compra de una vivienda. Dependiendo de dónde te encuentres, los gastos por escrituras e impuestos podrían alcanzar hasta un 10% adicional al precio del inmueble; también, a menos que compres tu casa de contado, tendrás que pagar mes con mes una hipoteca. Finalmente, cuando te entreguen tu casa debes considerar los gastos fijos como los servicios básicos, de comunicación y el predial.

Aprovecha tus ahorros. El ahorro es uno de los mecanismos financieros más utilizados, al comprar tu casa no dudes en usarlos, pues estarás invirtiendo en tu patrimonio. Además, lo más probable es que tengas destinada cierta cantidad para el fondo del INFONAVIT; si has estado en este esquema por más de cinco años, infórmate del monto de tu crédito y aprovéchalo. Recuerda que los puntos del INFONAVIT son acumulables con los de tu pareja, por lo que podrán tener más para mejorar sus opciones de compra.

¿Casa nueva o usada? Al comprar una casa nueva te aseguras de que estrenarás todo en ella; habrá inmobiliarias que vendan las casas mientras están en construcción, así que podrás ver cómo tu nueva casa va tomando forma. Si bien el precio de las viviendas nuevas es un poco mayor, ten la seguridad de que el mantenimiento será menor, pues todo estará en excelente estado. Si te inclinas por una casa usada, aunque el precio sea menor, debes considerar el estado de la construcción y saber que tendrás que realizar obras de mantenimiento eventualmente. Todo depende de lo que tú quieras.

Otras características

Además de los aspectos básicos ya mencionados, hay otras características del inmueble que debes considerar antes de darle el sí definitivo.

  • Zona. Verifica si la zona es segura, si hay vigilancia, si está dentro de un complejo residencial o si los accesos se encuentran restringidos. También es importante que revises la distancia a tu trabajo, si existen vías de acceso al transporte, y si está cerca de los lugares que frecuentas con regularidad.
  • Tipo. ¿Qué clase de casa es? Considera si es un departamento, una casa dúplex, una residencia o un estudio, y qué es lo que más te conviene de acuerdo a tus necesidades presentes y futuras.
  • Tamaño. Además de la extensión del terreno, considera el espacio útil, revisa si cabrán tus muebles, si existe un patio interior o si tiene alguna terraza, el área de lavado, ¿hay estacionamiento?; y échale un ojo a las áreas comunes como gimnasio, casa club, área de juegos infantiles, entre otras.
  • Calidad. Pide que revisen la estructura, la calidad de las puertas, fíjate bien en los acabados y asegúrate de que cuente con todos los servicios básicos. Tienes derecho a pedir el detalle de los materiales y el proceso de construcción.

Finalmente, disfruta la experiencia y no te estreses, tarde o temprano encontrarás el lugar ideal para ti. Recuerda que estás invirtiendo en tu futuro, y mientras más lo goces verás tus opciones con mayor claridad.